Cronista tizimileño

 

Cada ciudad tiene su belleza

histórica: Alcocer Hernández

 

Para Antonio Alcocer Hernández, cronista de la ciudad de Tizimín, a nadie le urge que su tierra sea certificada como “Pueblo Mágico”… porque es mucho más que ese reconocimiento a nivel mundial.

23tony

Durante un compás de espera en el aeropuerto de Mérida, poco antes de que salga de la sala de equipajes nacionales, su hermano Luis, “Toño” prefiere que lo ubiquen como “conferencista” e historiador de esa bella ciudad del oriente, que como lo es: el cronista.

Autor de dos libros relacionados con su natal Tizimín, Alcocer Hernández no escatima elogios para sus amigos del alma, desde su infancia, adolescencia, y hasta su exitoso paso por la vida profesional del trabajo, ya sea como reportero, como agente de seguros de vida, ganadero, y ahora hasta narrador de vidas y obras de su pasado inmediato… y no tan inmediato.

Para él, según sus palabras en la charla informal aeroportuaria, una de las vertientes imperdonables de quien quiera conocer Yucatán y su historia, por supuesto que debe saber la historia de su municipio, y como epílogo inevitable, también el de la Colonia Yucatán.

Creo, añadió, que me he propuesto despejar paso a paso todos los mitos y creencias negativas que se bordaron a lo largo de la historia de Tizimín, ya que sus tesoros cristianos por la llegada de los Santos Reyes, hay que recordar que se trata de una tradición que ha hecho de la cabecera un ícono muy respetado, tanto por los propios como por los extraños.

Las frases de “Toño” Alcocer le salen “sabrosas” cuando habla de su terruño, y cobran fuerza al enfatizar que a muchos de por estos lares, se les dio el gusto y atracción de comprar casa en la capital del estado cuando tenían que estudiar los hijos… pero a mi no me dio la regalada gana.

Viví más de 20 años en Mérida y siempre tuve casa de alquiler porque mi arraigo con Tizimín siempre fue sólido, y merecía todos mis respetos, aunque sabemos que vivir fuera para la etapa de estudios requería un gran esfuerzo económico, y algunos aprovecharon oportunidades para “avecindarse”, mas yo no.

Dicen que cuando se rebasa el tostón de años de edad y le llega a uno a los sesentas, la nostalgia invade el corazón… los recuerdos bullen más frecuentemente que antes, principalmente cuando ya sumo más de ocho años sin trabajar como lo hice como reportero y otras delicias, como la de vender los seguros de vida, cuenta con énfasis.

Don Antonio Alcocer es una persona muy feliz, tanto que cuando uno se tropieza con él, nos contagia de su optimismo y de su alegría… pero mucho más de su lucidez amorosa hacia su natal Tizimín.

Foto: Antonio Alcocer Hernández, al recibir de México a su hermano Luis, quien volvió en el vuelo vespertino de Interjet.

tony

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s